Manejo Integrado de Plagas 13.08.2012

El Manejo integrado de plagas (MIP) es un enfoque basado en la ciencia y el sentido común para reducir las poblaciones de vectores transmisores de enfermedades y plagas que afectan la salud pública.

El MIP utiliza una variedad de técnicas de manejo de plagas que se centran en la prevención de plagas, la reducción de plagas, y la eliminación de las condiciones que conducen a las infestaciones de plagas.
MIP significa simplemente (1) no atraer a las plagas, (2) mantenerlas fuera, y (3) deshacerse de ellas. 

Componentes   
Aunque el MIP puede incluir el uso de los plaguicidas, los principales componentes del MIP claramente se diferencian de las típicas prácticas de control de plagas que se basan exclusivamente en la captura y envenenamiento.
Los cinco componentes del MIP son:
-    Inspección / control: El examen de rutina de las áreas interiores y exteriores para identificar si hay plagas o si existen condiciones que son propicias para las infestaciones de plagas.  Una inspección general se realiza cuando se inicia un programa de MIP, las inspecciones periódicas continúan como parte de un  compromiso a largo plazo.
-    Identificación: Si las inspecciones revelan la presencia de roedores o insectos, la determinación del tipo (especie) de las plagas es fundamental para el establecimiento de métodos eficaces de control.    Por ejemplo, los métodos de control de roedores sería diferente para las ratas de techo en comparación con las ratas de Noruega.
-    Establecimiento de los niveles de umbral:  La eliminación de todas las plagas puede no ser práctico en muchos casos.  Los umbrales deben ser establecidas por los métodos de control mejorados que se utilizan cuando las poblaciones de plagas alcanza un nivel predeterminado basado en los efectos potencialmente dañinos para la salud o los daños a la propiedad o al medio ambiente.
-    Implementación de dos o mas medidas de control:  La base del MIP es la gestión del medio ambiente para eliminar el acceso de plagas a los alimentos, agua y refugio. El uso de técnicas de control que se centran en la eliminación de al menos dos de estos elementos esenciales, que las plagas necesitan para sobrevivir, se traducirá en una reducción sustancial en las poblaciones de plagas.
-    Medición y evaluación: El seguimiento regular para determinar si los tratamientos son exitosos y lo que debe hacerse la próxima vez.  La evaluación es uno de los componentes más críticos de un plan de MIP.

Ventajas
El MIP es un solución amplia, un enfoque basado en sistemas de manejo de plagas con el objetivo de proporcionar el más seguro, más eficaz, más económico y sostenido remedio para las infestaciones de plagas. El MIP reduce el riesgo de plagas a la vez que reduce el riesgo del uso excesivo o el uso inadecuado de los productos químicos peligrosos en el control de plagas.


Material traducido y extractado de CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), Atlanta, USA